Add to favourites
News Local and Global in your language
19th of November 2018

Mujer



Viaje a 'Land of Oz', el parque temático abandonado con más encanto

image

Fotograma de El Mago de Oz

La Ciudad Esmeralda no está donde pensabas, ni el camino de baldosas amarillas que te lleva hasta sus relucientes edificios. Como tampoco lo están Kansas, ni la caravana del Profesor Marvel. De hecho, no hará falta que un terrible tornado sacuda tu monocroma vida y te lance sobre un bruja para llegar hasta Oz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Existe una manera mucho más mundana y, por tanto, menos mágica de llegar hasta esta maravillosa tierra con entorno surrealista, extraños personajes y que, en 1.900, L.Frank Baum nos regaló. O, al menos, al parque temático que hicieron en honor a su historia: Land of Oz.

Como no podía ser de otra manera, este parque también cuenta con una historia singular. Land of Oz es un famoso parque temático en Beech Mountain, en los Montes Apalaches de Carolina del Norte. Treinta años después de que la película protagonizada por Judy Garland sedujera al mundo entero con el viaje de Dorothy, sus canciones y sus imágenes en Technicolor, el maravilloso mundo de Oz se convirtió en una realidad. Al menos durante un tiempo.

Land of Oz fue el proyecto de los hermanos Grover y Harry Robbins, propietarios de otras atracciones locales y quienes habían adquirido recientemente Beech Mountain. El ski sería la actividad principal durante los meses de invierno, pero necesitaban una manera de utilizar su propiedad de forma rentable durante la primavera, el verano y el otoño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El parque se abrió, por primera vez, en la loca década de los 70 y se planteó como una atracción familiar con encanto. No se trataba de subir en montañas rusas o de dar vueltas en un tiovivo; iba sobre crear una experiencia emocional. De seguir un camino de baldosas amarillas que se iba curvando alrededor de la cima de una montaña. De hacer el viaje de Dorothy Gale sin necesitar un globo aerostático o chapines mágicos.

Estaba diseñado desde la perspectiva de un niño y con la intención de no perturbar la belleza natural de la montaña en la que estaba enclavado. Se aprovecharon aperturas naturales del lugar para construir las casas y revivir algunos de los puntos más importantes del argumento de la historia, como el castillo de la Malvada Bruja del Oeste, la granja de la familia Gale, o la Ciudad Esmeralda. Se colocaron 44.000 ladrillos amarillos para recrear el sinuoso camino que recorrería los mágicos paisajes de este terrenal Oz.

La inauguración se llevó a cabo el 15 de junio de 1.970 y se convirtió en una realidad funcional el 3 de julio del mismo año. Fue la actriz Debbie Reynolds quien cortó el listón inaugural el día de la apertura, mientras su hija Carrie Fisher estaba a su lado. A partir de ahí, el parque trajo consigo una enorme cuota de éxito, atrayendo a unos 400.000 visitantes durante su primer verano. Sin embargo, tan pronto como Oz cobró impulso, surgieron problemas que, finalmente, condujeron a una vida útil más corta de lo imaginado. En primer lugar, Grover Robbins, conocido como “la pasión detrás de Oz” falleció de cáncer justo antes de la apertura de su propio proyecto. Unos años más tarde, el 28 de diciembre de 1.975, un incendio originado en la Ciudad Esmeralda acabó destruyendo parte del parque y su contenido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por si fuera poco, muchos de los trajes originales de la película fueron robados del museo, incluido el vestido original de Judy Garland. El daño fue astronómico y, tras muchos intentos por recuperarse de aquello, la asistencia de visitantes fue decayendo hasta que Oz tuvo que cerrar sus puertas en 1.980 y volver a ser, tan sólo, parte del imaginario popular.

Durante los siguiente años, el mundo de Oz tuvo que soportar el abandono, los duros elementos de la naturaleza, los vándalos y los saqueadores. Hasta el punto de tener que demoler algunos edificios y localizaciones debido a la decadencia y el gamberrismo.

Por suerte y, a pesar de haber permanecido abandonado, el interés sobre el parque nunca dejó de existir y empresarios de la zona decidieron restaurar el parque y volver a abrir sus puertas. Aunque no se recuperó el esplendor de sus primeros años, a día de hoy, es posible disfrutar de sus instalaciones y descubrir qué se esconde más allá del arcoiris durante unos pocos días al año, en junio y septiembre, debido al elevado coste de mantenimiento que supone tenerlo abierto al público durante todo el año. Es por esto que, como no podía ser de otra manera, las entradas están muy demandadas. Además, el lugar se puede alquilar para fiestas y recorridos privados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y, aunque el color amarillo de las baldosas ya no sea tan intenso, 8.000 personas pasean por él cada año, buscando convertirse en protagonistas, por un día, de su cuento de hadas favorito.

Read More




Leave A Comment

More News

ELLE Site

PeopleEnEspanol.com:

Noticias sobre Mujeres

SerPadres.es

Disclaimer and Notice:WorldProNews.com is not the owner of these news or any information published on this site.